La Piscología detrás del Diseño de Modas

bridal 2

Nunca imaginé encontrar semejanzas entre mis dos grandes pasiones. Son mundos esencialmente distintos y hasta el día de hoy nunca había encontrado un terreno común. Mientras le tomaba medidas a una futura novia (mi mejor amiga), me encontré haciéndole una entrevista inicial, tal y como hacemos en terapia psicológia. Le pregunté qué quería y por qué, al igual que sus expectativas. Siempre haciendo las preguntas de rutina, descubrimos sus tonos preferidos de blanco, la atención que le queríamos dar a los pequeños detalles y el tipo de trabajo que deseaba en su vestido. Nuestra amistad me adelantó el proceso de conocer su estilo y sus gustos personales, para que estos fueran entonces reflejados en su hermoso traje. Las visitas de seguimiento se dieron tal y como se dan en terapia. Hablamos del progreso del vestido y de modificaciones. En terapia modificamos la terapia para que la misma progrese con las necesidades del paciente, y en el diseño, cada visita nos permitió personalizar cada vez más el vestido para que el mismo fuera una representación total de la novia. En esa sesión final bebimos vino, cosa que no hacemos en terapia. Terminamos el vestido y el velo y se lo entregué, y como en toda terapia, el cierre fue lo más estupendo. Hubo lágrimas de felicidad -de mi parte-, habíamos logrado juntas hacer el vestido de sus sueños, el que marcaría inicio a una tan hermosa etapa de matrimonio, tal y como ocurre en terapia. Entonces, todos estos años tratando de buscar terreno común entre mis dos grandes pasiones y resulta que son casi lo mismo, solo el enfoque viene a ser distinto, salud mental y trajes.

Photo credit: William de la Cruz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *